Skip links

CONTRAINDICACIONES DE LA ORTIGA

contraindicaciones de la ortiga

Contraindicaciones de la Ortiga

A continuación las contraindicaciones de la Ortiga. Esta planta silvestre es muy conocida por la irritación que produce tras su contacto.

Genera lesiones urticantes en la piel como ardor, picazón, ampollas, dolor agudo y escozor. Esa es su principal contraindicación, por eso debe cosecharse con guantes y cocinarse o esperar a que pasen 12 horas para que desaparezca el efecto urticante.

La pringamosa está contraindicada en el embarazo ya que genera contracciones en el útero y puede adelantar el parto o provocar un aborto. En la lactancia se puede consumir con moderación.

El tratamiento con pringamosa no es adecuado para personas con tensión arterial baja, problemas de insuficiencia renal o insuficiencia cardiaca. También se ha encontrado que las personas que en su infancia fueron castigadas recibiendo azotes de esta planta, pueden generar alergias tras su consumo.

Posibles efectos secundarios de la pringamosa

La pringamosa puede interferir con medicamentos para la hipertensión. También genera micción frecuente, pero cuando se consume y no se toma agua puede reaccionar de forma contraria forjando la retención de líquidos; de ahí que sea necesario beber agua para que se produzca su efecto diurético.

Cuando se usa para aumentar la circulación frotándola directamente en la piel, genera picor y dolor intenso. Esta forma de tratamiento no se recomienda para pieles sensibles.

Su consumo excesivo resulta en efectos secundarios como dolor de estómago, erupción cutánea, sudoración y diarrea. Ante cualquiera de estos síntomas se debe suspender su consumo y consultar un médico.

Cómo consumirla de forma segura

La Pringamosa debe consumirse por un periodo de tiempo corto, no mayor a 10 semanas, luego de esto el organismo descansa de su consumo y puede volver al tratamiento. Por otra parte, las dosis deben ser prudentes, idealmente las sugeridas por el especialista.

Cuando la persona tenga otras enfermedades o esté en tratamientos farmacológicos debe consultar con un médico sobre su consumo. De igual forma, el tratamiento con Pringamosa debe estar acompañado de una dieta en la que el cuerpo reciba todos los minerales que necesita para que el efecto sea mejor.

La Pringamosa se puede consumir durante la lactancia, pero bajo la supervisión médica. También se puede dar a niños menores de 6 años si un médico lo considera oportuno.

Otras recomendaciones de Contraindicaciones de la Ortiga

Cuando la planta ha crecido mucho no se recomienda cosecharla, pues pudo haber generado un componente que tiene toxicidad para el organismo humano.

Quienes prefieran pueden adquirir productos de Pringamosa de tiendas naturistas, estos productos deben incluir una certificación de calidad y comercio, dependiendo de cada país, para que el tratamiento sea efectivo.

En algunos países se le llama Pringamosa a la ortiga menor, pues ambas son de la familia de las ortigas y comparten propiedades medicinales; si no tiene seguridad sobre la planta que compra puede adquirir productos como cápsulas o gotas.

Para qué sirve la Pringamosa