Skip links

 LA PRINGAMOSA

La Pringamosa

Qué es la Pringamosa

La pringamosa es una planta silvestre que causa irritación en la piel por su contacto. Es un arbusto con espinas cortas y agudas, asimismo tiene celdas finas que son las que causan picor en la piel. No obstante, más allá de la molestia que causa, tiene enormes propiedades medicinales.

Se produce en bosques tropicales de América del Sur, Oeste y en el Norte. Es conocida científicamente como Urera Baccifera y se le conoce con otros nombres: ortiga brava, pica pica, espanta diablo, mala mujer, chichicaste y nigua.

para que sirve la pringamosa
contraindicaciones de la ortiga
ortiga para los calculos
ortiga para el cabello
picadura de pringamosa

Pringamosa, Ortiga y Urtica

La urtica es el nombre común con el que se pueden mencionar las plantas de la familia de las urticáceas, las ortigas. Hay muchas especies en este género, como la ortiga mayor, la ortiga menor, la ortiga brava y la pringamosa.

En algunos lugares de Sur América se le llama pringamosa a la ortiga menor, no obstante, por su nombre científico se evidencia que son plantas diferentes entre sí.

La ortiga mayor se denomina urtica dioica, la ortiga menor: urtica urens; y la pringamosa es conocida en el mundo científico com urera baccifera. Así mismo, se pueden encontrar más especies en este género.

A pesar de sus diferencias, lo que si comparten estas plantas son algunas de sus propiedades, por las cuales este género ha pasado de verse como “maleza” a considerarse como una alternativa para la salud del ser humano.

Partes de la planta

Esta planta suele crecer desde 1 o 2 decímetros hasta 5 metros. Está conformado por la raíz, el tallo, las hojas y las flores. Los tallos poseen agujones o espinas. Las hojas son ovaladas con una base redondeada, en ellas crecen pequeños folículos; y los frutos son de un color blanco a rosado.

Biológicamente esta familia de plantas tiene sus espinas y pequeñas celdas para defenderse de los depredadores. En la medicina natural se usan los tallos y las hojas de la pringamosa.

Para qué sirve la pringamosa

La pringamosa se ha usado por mucho tiempo en la medicina tradicional. En antaño se usaba para limpiar la matriz de las mujeres después del parto y para combatir las enfermedades de transmisión sexual. Desde entonces se conocen sus efectos depurativos.

Adicionalmente, esta planta se usa para la inflamaciones, la malaria, el dolor de muelas, la artritis, disminuir la fiebre y el reumatismo. También se usa para aumentar el apetito, evitar la caída del cabello, combatir la anemia, las hemorragias y tratar enfermedades de la piel como los fuegos de la boca.

Efectos secundarios de la pringamosa

El principal efecto secundario de la pringamosa es que produce irritación o alergia en la piel tras su contacto. No hay suficientes investigaciones que demuestren efectos secundarios a nivel gástrico u otras toxicidades en las dosis recomendadas.

Sin embargo, cuando el consumo de la planta es excesivo se puede producir un efecto similar al de un purgante u otras molestias estomacales, como dolor abdominal.

La picadura de pringamosa

La pringamosa contiene unos tricomas que producen irritación en la piel tras su contacto. Estas finas celdas son un tipo de aguja que transmite a la piel la sustancia urticante, por la cual se da el enrojecimiento, la inflamación y el picor.

Esta misma sustancia corrige la mala oxigenación de los músculos. De esa forma era usada por los pobladores de Guatemala, quienes sufrían de calambres en sus pies y piernas; lo que ellos hacían era pegarse o azotarse con esta planta para disminuir los calambres por el frío.

Para evitar problemas con el contacto de esta planta o su consumo se debe cortar con guantes en el primer momento. Luego hay dos alternativas: se puede cocinar, o bien se puede dejar secar para luego aprovecharse medicinalmente en infusiones o sobre la piel. En cualquiera de las dos alternativas se elimina su efecto urticante.

Más Plantas Poderosas:

Las bondades del Ajo

Los efectos de la Manzanilla

Los mejores productos de Alcachofa

Las mejores preparaciones curativas caseras